Siguenos en Facebook

Siguenos en nuestro canal de Youtube

Estrategias para posicionar producto o servicio

Una parte importante del éxito de tu negocio se basa en el lugar que tu producto o servicio ocupa en la mente de tus clientes; es decir, si recuerdan tu marca y no la de la competencia cuando tienen una necesidad específica. En efecto, todas las empresas desean captar y estar en un lugar privilegiado en la mente de sus clientes ya que esto incide en las ventas y rentabilidad de tu negocio.


El Consultorio Financiero de Mibanco comparte contigo cuatro estrategias de posicionamiento que todo emprendedor debe tener en cuenta para desarrollar una ventaja frente a tus competidores.


Destaca un atributoEsta primera estrategia de posicionamiento parte de resaltar las características que posee tu producto y/o servicio versus los competidores de tu rubro. Por ejemplo, si tienes una bodega, un atributo es que tengas siempre frescos los productos para tu público. Pregúntate, ¿en qué eres el mejor?


Diferénciate con un beneficioLa diferenciación de tu competencia siempre será un aspecto clave de tu producto o servicio. Debes de cumplir con una característica principal: ser relevantes para tu consumidor; pero además los negocios deben cumplir el beneficio que forma parte de su estrategia de comunicación. Por ejemplo, si tienes una empresa de reparto, el beneficio será que entregues las encomiendas con puntualidad o en menos tiempo.


Calidad versus precioOtra alternativa es hacer hincapié en la calidad de los materiales e insumos de tus productos, resaltando estos aspectos en la comunicación con tus consumidores convirtiéndola en tu sello distintivo y  utilizándola como una ventaja en la promesa de tu marca. De otro lado, deberás estar atento si es el mercado o público al que te diriges valora o demanda ‘precios bajos’, en este caso, tu estrategia deberá estar orientada a resaltarlo.


Mira a tu competenciaEs importante que hagas una comparación con quien compite en tu rubro o sector, esto te dará un panorama completo sobre los puntos en los que eres el mejor; pero además en los que puedes igualar y adelantarte a tus competidores. Puede que dos productos o servicios sean similares, pero siempre hay algo que te hará sobresalir frente a los demás. Por ejemplo: una fuerza de ventas motivada y empática en la atención en tu negocio, sin duda siempre es un punto a favor.